Artículos
  ENSEÑANZAS DE UNA FALTA DE ACTITUD...  
 
 
 
 

“Ahora, el mail que les prometí con las conclusiones de la Copa del Mundo...

El mail es largo, así que si no tienen tiempo, guárdenlo para luego, a las apuradas no tiene sentido... Creo que les va a servir para darse cuenta CUÁNTO TIENE DE IMPORTANCIA CREER EN UNO, EN SUS POSIBILIDADES, EN SUS SUEÑOS, y tomar la actitud de aquella persona que merece lo que está anhelando con todo su corazón, porque ahí se hace la diferencia con los que no la tienen y pierden oportunidades... Espero el ejemplo les sirva para cada cosa que emprendan: trabajo, estudios, ciclismo o lo que sea!

ENSEÑANZAS DE UNA FALTA DE ACTITUD...

Manchester, 31 de Octubre de 2008.

Arranqué con la clasificación del Scratch... Calenté despreocupado, como si fuese a correr en Lomas de Zamora, ya que sabía que me sentía seguro aunque todavía me sintiese cansado por los 6 días de Francia...

Y, debido a tamaño relax, pasé con lo justo a la final (clasificaban los 1eros 12 de cada manga, y clasifiqué justamente 12avo!!!!, eso sí que se llama especulación!!!). Me sentí pésimo, sin fuerzas, sin la debida motivación... Y la cabeza me empezó a atormentar... pero decidí no sabotearme.

En el calentamiento para la final cambié mi actitud: me centré en lo que estaba haciendo, me repetí mil veces que soy super maravilloso, que corro como un jet, tengo la fuerza de Sansón, soy inteligente como un zorro, hábil como la Mantis de kung fu panda... en fin, me levanté la moral a capa y espada porque, como venía, iba para papelón... Finalmente en la carrera me sentí mucho mejor, pero no supe jugármela: el holandés que ganó partió a buscar la vuelta estando al lado mío, y no salí con él, esperando que lo haga Bradley Wiggins, el mega profesional reciente doble campeón olímpico, que estaba unas bicicletas más adelante y tiene un motor im-pre-sio-nante!. Siempre especulando, sin tenerme la fe para ir yo en busca de la carrera...

En esta carrera, bueno, supongamos que se entiende: NO ME SENTÍA EN MI MEJOR DÍA... pero tampoco estaba en el peor, con una actitud más positiva hubiera seguramente superado mi bochornoso 18avo puesto...

Ahora bien, pasemos a la americana, prueba en la cual corría nada menos con el reciente Campeón Olímpico... vaya presión...

En la clasificación, pasaban sólo 8 equipos a la final de cada manga... Y comencé a calentar... Me repetía: Sebas, hoy vas a sentirte mejor! con más energías!... Pero a pesar de haber descansado el día anterior, tampoco me sentía con fuerzas!....Tanto me habían consumido los 6 días de Grenoble? puede ser que sí, suena lógico... "Igualmente los profesionales pueden con todo ésto, yo debería poder estar a la altura", me repetía constantemente.

Cuando me bajé ya habiendo clasificado, habiendo quedado 5to junto a Walter, me quedé más preocupado aún... me volví a sentir sin chispa, sin esas ganas! y ahí empezó el calvario mental hasta que llegó la final, casi 2 horas después. Me repetí una y otra vez, programándome, lo bien que iba a andar, lo fuerte que me iba a sentir, lo capaz que era de disputar una medalla en una Copa del Mundo. Todo eso, en contra de las sensaciones, porque tenía sueño, me sentía abombado, sin ganas ni fuerzas... una porquería!!!

Pero seguí, meta mensajes positivos: Seba, estás frente a una oportunidad única, con el campeón olímpico, esto es aquí y ahora!!! VAMOS! Pedí que me masajeen, me mojé como 10 veces la cara, elongué, calenté con pilas virtuales (ya que no las tenía puestas...), me programé como un robot: vos podés-vos podés-vos podés, sisisisisi...

Y se largó la final...

Debo confesar que mi mente es potente... No podía creer que éste Sebastián era el de dos horas antes! me sentía físicamente renovado, con fuerzas, ganas y muy concentrado... se largó y se iba muy rápido, pero me sentía a pleno... cuánta diferencia con las horas previas!!! Sonó el disparo de largada y partió Belgica junto a Rusia, cuando el pelotón todavía no reaccionaba... y metieron un giro de la nada! qué pena! así, tan fácil!...

Luego del 2do sprint que no disputamos y que ganó Gran Bretaña, con el aullido ensordecedor de todo el estadio (créanme que nunca vi ni pensé que los ingleses fueran tan emotivos con sus deportistas, era un griterío increíble cada vez que ganaban, y se me ponían los pelos de punta logrando emocionarme).

Y llegó el primer gran momento clave: pasó el sprint y púm! parte Alemania!

Segundos después Walter me da el cambio y me dice:

- PARTÍ!

- Quéeee?- le contesté incrédulo...

- PARTÍIIIIIIIIIIIIIII!!!! Y salí, sin estar convencido de lo que estaba haciendo... Me parecía que a un promedio que rondaba los 55 kmph era muy loco salir solo a buscar la fuga de los alemanes...

Pero sí pude estar ahí! hice una buena luz con el pelotón, los arrimé pero no llegué a Alemania... y le dí el cambio a Walter...

- Llegá! le pedí, casi como una orden...

Y el campeón olímpico apretó las cachas, aceleró y una vuelta después alcanzó a Olaf Pollack, quien antes yo veía sólo en las revistas...

Llegó el momento de entrar de nuevo, ya con un ahogo importante, cambié yo y entró el otro alemán: Roger Kludge, reciente subcampeón olímpico de las vueltas puntables, detrás del mítico Llaneras. Y ahí la segunda falta de confianza: pensaba que Kludge me iba a llevar cagando y.... Nooo!! yo iba IGUAL que él!

Ahí le dí el pase a Pérez y quedé arriba del peralte, más ahogado aún, viendo la luz que le habíamos hecho al pelotón: ya media vuelta!!! Me costaba entenderlo... 

Y sonó la campana...

Walter me da el pase y le pregunto: Lo paso???

a lo que me contesta con un grito decidido de: SIIIIIIIIIIIIIIIII!!!

Le dejé un poco de luz al alemán y no sabía si iba a poder pero, grata fue la sopresa cuando... lo quemé! y acto seguido seguí de largo y una vuelta después enganché la cola del pelotón... LA PUTA MADRE, VENÍAMOS PUNTEROS DE LA COPA DEL MUNDO!! Yo no entendía nada... no podía asumir que yo podía estar ahí arriba...

ESE DÍA NO ASUMÍA NADA hasta que lo veía con mis propios ojos... pero venía detrás de los acontecimientos, lo que pagué sobre el final...

Pasaron las vueltas y el ritmo aumentó, por momentos lo sentí complicado, partió Gran Bretaña y se cortó, metió media pista, y nosotros revoleando la cola de un pelotón todo partido que iba a 60 kmph. Ahí sí que sentí que estaba a mi 110%, un ahogo de la madonna... Pero, atención!!! los británicos, estrellas de la noche, no soportaron el ritmo (finalmente eran humanos....) y, vueltas después, eran tomados por la cabeza del pelotón.

Y sonó la campana otra vez... Walter me deja 5to y, esta vez juntos, otra falta de confianza... No le dí a morir, sólo pasé al ruso que iba 4to y me llevé un punto. Si le daba a fondo hubiera asegurado la medalla, quedábamos en punta, pero pensé lo mismo que Walter: y si nos atacan después del sprint????

Y así fue... pero como no habíamos disputado a full, teníamos!!! Y corrimos varios cortes...

Hasta que llegó el desenlace. Quedo yo en pista, era una fija que teníamos que cuidar a Alemania, Rusia y Bélgica... Viene en punta Bélgica y se abre, y en ese momento, ATACA ALEMANIA OTRA VEZ!....

...................................................................................................................................

 La conclusión fue que YO debía ir por ellos... pero opté por esperar un segundo que salga Bélgica o Rusia... Especulé, no me la jugué... y en segundos se hizo la brecha, faltaban pocos giros, estaban todos muertos, y si bien luego salieron en su búsqueda, ya era demasiado tarde. Alemania es un equipo de punta y no se le puede dar 100 m de luz... en criollo: se fueron a la mierda... y yo TENÍA GAMBAS para correrlos en ese momento. Cuando partieron, me quedaba una bala más... que bronca, NO CREÍ EN MÍ...

Llegamos al último sprint, estaba Alemania escapado a más de media pista, luego España a  menos de 100 m, luego otro país y Colombia a 10 metros nuestro que partió justo antes que le de el pase a Walter y toque la campana... si quedabamos 4tos en el último sprint (había q pasar a Colombia) quedábamos con ese punto, 2dos en la Copa... Pero Walter no venía bien, no pudo llegarle a Colombia, y encima llevaba a Bélgica a rueda, que saltó y pasó a los Colombianos, llevándose ese punto que los subió al 2do escalón de la Copa del Mundo... entienden? por tan pocoooooooooooooo!!!!

CONCLUSIONES: si bien entiendo que estoy a un buen nivel, no pensaba que podía estar ahí arriba, de ésta forma. No corrí como un tipo de punta  a nivel mundial, sino como uno de segunda, como lo fui hasta ahora. Pero ahora corro con el campeón olímpico, que si bien no está en estado porque paró más de un mes luego de los Juegos, pero tiene la ACTITUD de un campeón olímpico. Luego me preguntó: cómo no corriste a Alemania? le dije que especulé, que no quise salir yo. Me contestó: y... no estás acostumbrado a correr de esta forma (o sea, de punta,  buscando la fuga). Y la verdad es que no estoy habituado a ésto, y ahí comprendí lo IMPORTANTE  que es CREERSELA, sentir que uno puede y se LO MERECE.

Y cuando ví el podio, el himno de Alemania, la camiseta de campeón, las medallas... yo sentí que PODÍA haber estado ahí, que por esas cosas del destino no me fue dado ahora, pero que lo MEREZCO y que, para ello, tengo que ASUMIR la ACTITUD de un CAMPEÓN. Nadie regala nada, hay que ir por lo que uno desea, con decisión, con fuerza, inequívocamente. Tarde o temprano, será dado.

Y cierro con la frase de un amigo, Fernando Donati, que una vez me la tiró y quedó para siempre entre mis favoritas, y es así de contundente: "SI PIDES LIMOSNA, RECIBIRÁS LIMOSNA." Uno tiene que pedir, creer que lo merece, planear, y hacer todo lo posible por aquello que anhela.

ESTA VEZ YO NO SUPE RESOLVERLO, pero sé que habrá otra oportunidad que no voy a dejar pasar. Lo prometo! Sebastián Donadío”