Artículos
  CONSIDERACIONES SOBRE EL MERRELL ADV. RACE  
 
 
 
 

Una carrera de aventura de 28km precisa una seria preparación, basada en el acondicionamiento físico general, en la psicología tanto de equipo como individual, la alimentación y suplementación, la indumentaria específica y en la logística… claramente es mucho más que correr 28k, los obstáculos asechan y un corredor de aventura tiene que estar dispuesto a adaptarse a los elementos de la naturaleza, que en todos los casos hacen más rica e íntima la experiencia.

No hay dos carreras de aventura que sean iguales, justamente el clima en todos sus matices, la topografía y su relieve, la superficie hacen tan particular y apasionante a este deporte.

Tuve la suerte de estar compitiendo en siete (7) de las diez (10) ediciones del MERRELL ADVENTURE RACE de la ciudad de Tandil, y cada año disfruté de una manera distinta del recorrido con sus alternativas. Lo mismo con el CRUCE DE LOS ANDES, que hace 6 años por diferentes pasos fronterizos, uno va descubriendo que cada carrera de aventura es diferente, única e irrepetible.

Por eso a la hora de dar recomendaciones, se hace tan amplio el panorama.

Mi primera recomendación, apunta a que aquellos que se anoten en la distancia larga de 28k al menos hayan corrido la distancia de media maratón en llano (calle), para experimentar que es estar más de 1hora y media corriendo. Para aquellos que ya estén decididos y listos, una preparación integral de al menos 8 semanas con 3 o 4 estímulos semanales diferenciados (Fondos, pasadas, cuestas, fraccionados entre los métodos de entrenamientos más comunes) harán que la carrera se disfrute y no sea un stress.

Para aquellos que nunca corrieron la distancia, la opción de correr en postas es ideal, ya que toman contacto con la aventura y a la vez van sumando experiencias formativas que darán la base de un futuro corredor de aventura.

Creo que mi recomendación apunta más que nada a la salud, claramente que muchos corrieron y alcanzaron la meta sin antes prepararse seriamente, pero el costo que han pagado es una lesión (en cualquiera de sus manifestaciones el cuerpo nos habla) a la larga o la corta.

Lo bueno del deporte, es practicarlo sanamente, y que contribuya a la salud psicofísica emocional.

Las carreras MERRELL están preparadas para que cada uno se ubique en su lugar y disfrute de la naturaleza y sus posibilidades.

Los corredores de elite tienen muchísima experiencia y un equipo de entrenadores y médicos que trabajan para que se vean los resultados que a todos nos deslumbran con sus marcas y logros.

Para los que son mas aficionados, y lo practican por placer y distracción, es más común que se vean las lesiones, ya que la falta de auto conocimiento provoca que muchas veces la ansiedad les gane y se pasen de la raya. Consultar a un especialista es la clave, de ir logrando pequeños pasos sólidos, de progreso y crecimiento.

 

Hacer las pequeñas cosas bien, es ir por el camino seguro a la meta: 1-La entrada en calor, que nada tiene que ver con tener calor, sino con una preparación orgánica al esfuerzo tanto de un entrenamiento como de una competencia;2-Los estiramientos, tanto en la entrada en calor, como en la vuelta a la calma o el cierre de la actividad física; 3-La hidratación: Beber suficiente agua, sin esperar a tener sed, pequeños tragos cada 10/20min dependiendo la temperatura y la necesidad personal;4-La visualización y la preparación psicológica de afrontamiento; 5-La alimentación pre , durante y post competencia… para mencionar los ítems más relevantes. Como dijo un gran profesor, un coche de formula 1, tiene pequeñas piezas muy bien preparadas, logrando un resultado majestuoso al servicio de quien conduce.

 

En síntesis, del mismo modo que cuando uno está enfermo recurre a un medico profesional y no a un mano santa, cuando uno quiere hacer deporte debe recurrir a especialistas cualificados, con formación académica y experiencia, que darán las recomendaciones pertinentes a cada caso. Nuestro país cuenta con excelentes profesionales del deporte.

Nadie ofrece garantías, pero la prudencia, la planificación, los descansos adecuados y las pequeñas cosas bien hechas, provocan menos riesgos, y evitan estancarse en la evolución atlética.

Lic.Pablo Amasino